martes, 26 de diciembre de 2017

La costumbre del ruido ha derrotado al paisaje

El payador fue a caminar al Parque San Martín de la Ciudad de Mendoza y en lugar de paz y tranquilidad encontró música aturdidora. Y recomienda escuchar la maravillosa obra de Mario Matar.


                        A Mario Matar, con admiración y gratitud.



Andaba yo distraído
caminando por el parque
San Martín de la Ciudá
de Mendoza, ques más grande
(lo acabo de comprobar)
que el grandioso Centralparc.

Iba yo mirando el cielo,
las flores, los pajaritos,
los trotadores salubres,
las madres con cochecitos,
ciclistas, patinadores,
parejas de enamorados
tirados y entreverados…
todo el mundo se va al parque
a descansar la cabeza
respirar aire más puro
entre árboles y plantas.
A veces hasta una acequia
su murmullo nos regala
y el silencio es una fiesta.

Pero todo lo que es bueno
se termina de repente:
ya cerca del Rosedal,
como a las seis de la tarde
de un sábado de diciembre
el silencio del gran parque
se transformó en batifondo
gracias a gente ruidosa
que dicta clases de salsa,
zumba, aeróbic, lo que sea
para cuidar la salud
a costa del caminante
que solo quiere silencio
y no tener que escuchar
una música bailable
pegajosa, innecesaria,
que rompe la gran riqueza
que da la naturaleza:
nada más y nada menos
que paz y tranquilidad.

Qué sentido tiene, digo,
poner música en el parque
para que bailen doscientos
y nos arruinen a miles
poder caminar tranquilos,
escuchando cómo el viento
acaricia la arboleda,
crea olas en el lago
y alivia con su frescura
el cansancio del asceta…

Respondo, porque es muy fácil:
no tiene ningún sentido,
pero hace años que se hace
y la costumbre del ruido
ha derrotado al paisaje.

Gusta la gente alienarse,
aturdirse, atosigarse
de sonidos y de furia,
de gimnasia con parlantes.
Y los demás, que son muchos,
que quieren solo escuchar
cómo el silencio les habla,
se la tienen que aguantar,
o simplemente se van
a otro lugar, otro parque
donde no haya tanto ruido
y se respete el espíritu
del callado caminante.

Para el final un consejo:
si usted se quiere escuchar
una música tremenda
que lo atosigue de paz
y lo inunde de belleza,
haga clic en este enlace,
y escuche cómo un gran músico
puede hacer algo mejor
que simplemente romper
el silencio por deporte
o por ganas de sudar:
https://www.youtube.com/watch?v=Q2CP58pqIZU


Diciembre de 2017.






2 comentarios:

  1. Buenas... me quiero suscribir y no funciona el enlace. Gracias

    ResponderEliminar