viernes, 20 de julio de 2012

Sobre la amistad


Con motivo del Día del Amigo, el payador versea sobre el fenómeno. Los amigos verdaderos y los desagradecidos.


                                                 Friends will be friends (Queen, 1986).

Yo no sé qué piensa usté
pero yo pienso bastante
y la página esta blanca
me hace coplear al istante.

Me desvelé nuevamente
porque ando desocupao
craniando cosas estrañas
verseando como sonámbulo.

La cuestión, vamos al grano,
deste verso es la amistá,
naides vendrá a discutir
que de variados asuntos
que importan en esta vida
este es jundamental.

Lo cierto es que sin amigos
la vida es aburrimiento,
ellos son como el osígeno
y refrescan como el viento.

Algunos son viento zonda,
otros más bien chorrillero,
si se discute e política
se sopla a los cuatro vientos.

Pero lo más esencial,
más allá de diferencias,
es ponerse en el lugar
del otro y no esigir
ser comprendío totalmente,
que naides puede entender
el corazón de cada uno.
La amistá supone eso
que significa el querer
al otro sin tanto rollo
y estar ahí si hace falta
aunque hacerlo sea un embrollo.

No es amigo el que se borra
con argumentos sinceros,
es amigo el que no falla
a pesar de los tormentos.

Los que se dan importancia
por encima de los otros
no comprenden la amistá
porque siempre están primeros
y aunque vos no les fallaste
ellos encuentran razones
pa traicionarte de lejos.
Es que se paran arriba
y ansí faltan el rispeto
suponiendo estupideces
tal como un niño molesto.

Capricho no es amistá;
tampoco se hace en silencio:
detrás de todo ofendío
se esconde un pobre cobarde
que solo repara en él,
ansí es como la soberbia
atropella los ricuerdos.

“Amigos serán amigos
hasta el final”, reza esa
canción famosa de Qüin,
no hay forma de definir
el cariño entre compadres,
jamás nunca se abandonan
aunque cueste hasta la sangre.

Amistá no es relativa
sino más bien asoluta.
El amigo siempre está
y si falla es otra fruta.

Dirán que soy esigente,
es que me esijo, qué tanto,
con cinco amigos me basta
los demás siguen pasando.

El tiempo es sabio y enseña
sobre todo a valorar
lo que te ha dao un amigo…
El que vive resentío
nunca podrá perdonar.

Tirá la primera piedra
ya que sos tan moralista,
te vas a quedar muy solo
sin un amigo en la lista.

Si no acectás las disculpas
pues andá lavarte bien,
oservate en el espejo
y decime bien qué ves.

Leete 500 libros,
date tres güeltas al mundo,
comprate el auto más chulo…
si no tenés un amigo
todo ese brillo es al ñudo.

Amigo e verdá se llama
el que no anda pidiendo
tu firma con duplicao
y te tiende ansí la mano
sin andarte priguntando.

Me dan pena, eso sí,
los que ayudé y quise mucho
pero ahura como ñandúes
bajan a tierra el cogote
porque saben que han fallao
y son incapaces, pobres,
de disculparse por tanto.
Amigos han sido muchos
los que pasaron y jueron
buscando nuevos caminos
como los ha buscao uno.
Pero su lugar conservan
caliente en mi corazón
porque me dieron abrigo
y sufrimos en equipo
y reímos como sonsos
cuando daba la ocasión.

Para ellos vaya este simple
homenaje mal rimao.
El cariño bien se mide
cuando el tiempo ya ha pasao.

Ahura me voy a cebarme
unos mates amigazos,
torta frita calentita
me abrigan más que un ponchazo.


20 de julio de 2012



No hay comentarios:

Publicar un comentario